Estilos de vida que combaten la depresión

Se dice que la vida está construida de pequeñas acciones, ¿será? Lo que es una realidad es que existen hábitos que pueden influir no sólo en nuestra salud sino en el estado de ánimo; ejemplo, la depresión.

De acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud), la depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés  placer, sentimiento de culpa o falta de autoestima y apetito.

Que la felicidad no se escape…

La depresión puede llegar a hacerse crónica o recurrente, y dificultar sensiblemente el desempeño en el trabajo o la escuela y la capacidad para afrontar la vida diaria. Por ello te comentamos sobre algunos hábitos que te ayudarán a evitarla.

Ser feliz. Una investigación publicada en la revista Psicología Positiva que simplemente con tratar de ser feliz es suficiente para aumentar el bienestar emocional. De acuerdo con la investigación las personas que tratan de mantener un ánimo elevado tienen mayores niveles de satisfacción.

Limita tu tiempo en en las redes sociales. Un artículo publicado en el The Atlantic señala que esta herramienta de la red es utilizada para vigilar constantemente la vida de los demás, lo que puede promover celos, inseguridad y sentimientos que pueden resultar en depresión.

Mejora tu alimentación. Se ha demostrado que existe una correlación entre la depresión y la obesidad, según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO). El riesgo de padecer depresión es 55% mayor en las personas obesas, muchas veces debido a la presión social, mientras que el riesgo de obesidad aumenta un 58% entre quienes tienen depresión, motivado por la ansiedad, que puede causar un trastorno por atracón, consumiendo más de 5.000 calorías cada vez. Una buena opción  para prevenirlo es la dieta mediterránea.

Ve al ejercicio como prioridad. Una actividad física te da endorfinas, las cuales te hacen sentirte feliz. Un estudio publicado en el Journal Of Health Psychology encontró que el ejercicio mejora el pensamiento que las personas tienen sobre sus cuerpos, lo que los hace sentirse mejor consigo mismos.

Los hábitos son acciones que pueden ayudarte a evitar la depresión. No lo dejes a un lado. Recuerda que tu salud está en tus manos. ¡No lo olvides!

¿Cuáles otros hábitos crees que son saludables para evitar tanto la depresión como el estrés? Déjanos un comentario al respecto.

Propiedades de la avena

La avena es uno de los cereales más consumidos desde hace ya mucho tiempo, dado que por sus especiales cualidades tanto nutritivas como energéticas, se convirtió en la base de la alimentación de pueblos y civilizaciones.

Por este motivo, la avena ha sido nombrada como la “reina de los cereales”, puesto que su contenido en proteínas, vitaminas, hidratos de carbono y nutrientes es mucho más rico que otros cereales comunes.

Entre otros aspectos, se podría decir que cuenta con hidratos de carbono, minerales, oligoelementos, proteínas de alto valor biológico, hierro y fósforo.

Los increíbles beneficios de la avena

Muchos son los expertos que recomiendan tomar avena en el desayuno, puesto que aporta nutrientes y, además, da sensación de estar “lleno” durante algunas horas, evitando así los ataques de hambre.

Es un cereal recomendado en la diabetes, ya que al mantener más energía, la glucosa de la sangre no aumenta tan bruscamente, ayudando a estabilizar los niveles de azúcar en sangre.

Cuenta a su vez con poder suavizante sobre la mucosa gástrica, manteniendo a su vez la capacidad de aumentar el tránsito intestinal, gracias a que contiene fibras tanto insolubles como solubles (conoce más sobre los beneficios de la fibra).

Se trata de un diurético natural, ya que ayuda a reducir la acumulación de líquido en el cuerpo, mientras que ayuda a reducir los kilos de más, gracias a que su citada fibra actúa como regulador metabólico.

Consumir avena de manera habitual es una recomendación algo más que saludable durante el embarazo, ya que ayuda al desarrollo del feto, mientras que durante la lactancia, favorece la producción de leche materna a la vez que aporta vitaminas y minerales.

Protege al organismo contra la arteriosclerosis, el infarto y la hipertensión, ya que su ácido linoleico y la fibra hace que el colesterol no pase al intestino.

Además, según estudios la avena podría ayudar no sólo a aumentar la líbido, sino la propia fertilidad en sí.

Propiedades de la avena

Aporta saciedad: gracias a su alto contenido en hidratos de carbono complejos, también conocidos como carbohidratos de absorción lenta. Esto significa que su efecto saciante es muchísimo más prolongado, por lo que además de ayudar en la disminución del apetito es útil para controlar los niveles de azúcar en la sangre (es, de hecho, uno de los cereales más recomendados para personas diabéticas).

Previene y alivia el estreñimiento: debido sobre todo a su alto contenido en fibra soluble, por lo que es un cereal adecuado –y aconsejado- en personas con estreñimiento, puesto que facilita el tránsito intestinal, llegando incluso a mejorarlo.

Colesterol a raya: gracias a su contenido en aminoácidos esenciales (en especial en metionina), es un cereal útil para personas con los niveles de colesterol alto, ya que ayuda a disminuir el colesterol LDL. También su contenido en fibra y en grasas insaturadas omega-6 ayuda a disminuir este tipo de colesterol y a aumentar el bueno (HDL).

Prevención del cáncer: contiene lignanos y fitoestrógenos, dos sustancias que ayudan a disminuir aquellos cánceres relacionados con las hormonas, como es el caso del cáncer de mama.

Tejido nuevo: gracias a su contenido en proteínas, la avena ayuda y favorece la producción el desarrollo de tejidos nuevos en nuestro cuerpo.

Sistema cardiovascular sano: al ser rica en fibra ayuda precisamente a reducir el colesterol, lo que se traduce en beneficios cardiosaludables tanto para el corazón como para las arterias.

Valores nutricionales de la avena

  • Cuenta con importantes vitaminas y minerales, entre los que destacan: vitamina B1, B2 y vitamina E.
  • También posee minerales: magnesio, zinc, calcio y hierro.
  • Contiene gran cantidad de carbohidratos, fibra y aminoácidos (en concreto, seis de los ocho aminoácidos esenciales).
  • No podemos olvidarnos en este punto del betaglucano, componente que absorbe el colesterol y los ácidos biliares del intestino, ayudando a eliminarlos de manera natural.
  • Rica en vitaminas: es un cereal especialmente rico en vitamina E y vitaminas del grupo B (principalmente en vitamina B1, B5 y B6).
  • Alto contenido en minerales: destaca su contenido en potasio, magnesio, calcio y zinc.
  • Rica en carbohidratos complejos: 60 gramos de avena aportan 40 gramos de hidratos de carbono de absorción lenta, fáciles de digerir y que aportan saciedad al organismo.
  • Contenido interesante en aminoácidos esenciales: como la leusina, isoleusina, treonina y metionina.

Contraindicaciones y efectos secundarios de la avena

De momento no se tiene constancia ni se han descrito contraindicaciones para el consumo de avena, siempre y cuando se consuma en las dosis adecuadas y recomendadas.

No obstante, en cantidades elevadas las personas con celiaquía pueden presentar síntomas similares a los que genera el consumo de gluten.

En personas que presenten alergias a los cereales, o particularmente a la planta de avena, pueden sufrir determinadas reacciones alérgicas.

Además, un consumo excesivo de avena puede causar:

  • Malestar estomacal y abdominal.
  • Gases y flatulencias.
  • Dolor de cabeza.

Dicho lo anterior, te animamos a que inicies de inmediato el consumo de avena si no lo estas haciendo. En Granix tenemos los mejores alimentos preparados a base de avena. Comenta cuáles te gustaría probar.

Los alimentos más saludables

Hay una inmensidad de frutas, granos y alimentos en general que contribuyen a nuestra salud, pero hay algunos cuyos nutrientes son muy elevados, entre los cuales están:

Manzanas

 Las manzanas son una excelente fuente de antioxidantes que combaten los radicales libres, esas sustancias que causan cambios indeseables y están involucradas tanto en el envejecimiento como en algunas enfermedades. Un estudio de la Universidad Estatal de Florida (EE.UU.) concluyó que las manzanas son una “fruta milagrosa”, ya que los polifenoles contenidos en las manzanas aumentan la esperanza de vida. Comer una manzana al día reduce un 23% los niveles de colesterol malo (LDL) y aumento un 4% en el colesterol bueno (HDL) en un plazo de seis meses. Las manzanas también reducen el riesgo de ictus en un 52%, según concluyó otro estudio de la Universidad de Wageningen (Países Bajos).

 Almendras

Entre los alimentos más saludables que existen se encuentran las almendras. Son ricas en nutrientes, incluyendo magnesio, vitamina E, hierro, calcio, fibra, y riboflavina. Merendar almendras o tomarlas de media mañana puede ayudar a mantener unos niveles saludables de colesterol; además, estas tienen más fibra que cualquier otro fruto seco. Debido a su efecto saciante, disminuye el apetito y por tanto ayuda a no aumentar de peso. Una investigación publicada en la revista European Journal of Clinical Nutrition descubrió que los participantes que comieron 1.5 onzas de almendras tostadas secas todos los días experimentaron una reducción de la sensación de hambre y una mejora de la vitamina E en la dieta, sin aumentar por ello su peso corporal. Las almendras, además, tienen efectos cardioprotectores, esto es, promueven la salud del corazón. En general, comer frutos secos todos los días puede prolongar la vida.

 Brócoli

El brócoli es rico en fibra, calcio, potasio, ácido fólico y fitonutrientes que reduce el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer. También contiene altos niveles de vitamina C. Su potente efecto anticancerígeno se debe a la enzima mirosinasa. Un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois (EE.UU.) concluyó que el brócoli al vapor puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar cánceres, puede ayudar a prevenir la osteoartritis, la forma más común de artritis.

Arándanos

Los arándanos son ricos en fibra, antioxidantes y fitonutrientes que pueden ayudar a prevenir enfermedades y que el cuerpo funcione correctamente. Según un estudio llevado a cabo en la Escuela de Medicina de Harvard, las personas mayores que ingieren habitualmente esta fruta son menos propensas a sufrir de deterioro cognitivo. Además, otra investigación sentenció que los arándanos ayudan a reducir la obesidad gracias a los polifenoles, muy abundantes en los arándanos. Asimismo, esta baya reduce el riesgo de hipertensión en un 10%. En cuanto a las mujeres, tanto estos como las fresas disminuyen el riesgo de ataque al corazón hasta en un 33% por ingerir tres o más porciones a la semana.

Verduras de hoja verde

Diversos estudios ya han demostrado que un alto consumo de verduras de hoja de color verde como la espinaca o la col pueden reducir significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una de las más emblemáticas es ciertamente la espinaca: es rica en antioxidantes, especialmente si se consume cruda, al vapor y ligeramente hervida. Las espinacas son una fuente excelente de vitaminas A, B6, C, E y K, así como de selenio, niacina, zinc, fósforo, cobre, ácido fólico, potasio, calcio, manganeso, betaína e hierro.

Germen de trigo

El germen de trigo es rico en varios nutrientes vitales, tales como la vitamina E, el ácido fólico (folato), la tiamina, el zinc, el magnesio, el fósforo o ácidos grasos esenciales, aparte de ser una fuente interesante de fibra. Entre sus beneficios se encuentran: combatir la fatiga, favorece el transporte de la vitamina A en la retina, ayuda al tránsito intestinal, reduce el insomnio, la ansiedad o el estrés, mejora el aspecto de la piel y el cabello…

Aguacate

Su alto contenido de grasa hace que muchas personas tiendan a evitar el aguacate. Pero nada más lejos de la realidad: aproximadamente el 75% de las calorías de un aguacate provienen de las grasas, principalmente grasas monoinsaturadas, muy beneficiosas para la salud. Los aguacates son ricos en vitaminas B, K y E y tienen un alto contenido de fibra. Diversos estudios han constatado la eficacia del consumo regular de aguacate en la disminución de los niveles de colesterol en sangre. Además es un potente anticancerígeno. Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.) hallaron que los nutrientes extraídos de los aguacates fueron capaces de destruir algunas de las células pre-cancerosas. Los aguacates también pueden ayudar a bajar el colesterol «malo» o LDL, según un estudio publicado en la revista de la Asociación Americana del Corazón.

Harina de avena

La harina de avena, cuyo interés se ha incrementado considerablemente en los últimos 20 años debido a sus beneficios para la salud, es rica en hidratos de carbono complejos, así como fibra soluble en agua, que mejora la digestión y estabiliza los niveles de glucosa en sangre; también lo es en vitaminas B, ácidos grasos omega-3, ácido fólico y potasio. Tomar un plato de avena a diario reduce los niveles de colesterol en sangre, especialmente si estos son demasiado altos.

Sabemos que estas pensando en otros alimentos que de seguro también son muy buenos para nuestra salud. Escríbenos un comentario al respecto diciendo cuales alimentos faltaron